27 de octubre de 2009

Turrón ¿Sólo en Navidad?

El otro día para una cena en la terraza y como postre a un cuscús estupendo, alguien compró una tableta de turrón de Suchard que ya venden en los supermercados. La compraron con la intención de abrir el debate, aunque no sirvió de nada, todo sea dicho.
Alguien mantiene la teoría de que las mujeres pensamos que el turrón sólo se puede comer en Navidad. Igual que las palomitas no se pueden comer hasta que no haya empezado la película. Si no, con los trailers, te ventilas ¡más de la mitad! Y que los hombres no, los hombres son de todo a todas horas. No consultan el calendario de productos de temporada para nada. La verdad es que yo creo que las cosas hay que tomarlas cuando tocan, si no, no saben igual. De la misma forma que cambia el sabor del sándwich si te lo tomas con cubiertos o con la mano. Probadlo. Veréis como apoyais mi teoría. ¡Turrón en Navidad!
(Este debate no sirvió de nada porque todos y todas acabamos picando de la tableta. Pero no sabía igual).

2 comentarios:

  1. ¡Tienes toda la razón! Al menos en lo del sandwich. Pero no sé si será por los fgenes o por qué, pero en el cine o viénbdo elis en cas, no empiezo con lo de comer, hasta que empieza la pelicula. No hay cosa que más me cabree que empezar a comer palomitas compulsivamente con lo de Movierecord, y que cla intendencia se me acabe cuando aún no han pasado ni cinco minutos de la película... ¿Porqué? Pues porque en ese punto, si te levantas a por avituallamiento, te pierdes parte de la trama y por muchas dotes de persuasión que tengas, no convences a nadie (¡por favor, por favor que tengo un parón y me axfisio), que se levante por tí.
    Además, si te mantienes firme y no comes hasta que empieza la peli, el ansias de al lado que no ha parado desde que sentó aún con las luces encendidas, se cabrea mucho cuando comprueba que a él/ella, no le quedan y tu cucurucho está a rebosar. Y eso tambien sacia...

    ResponderEliminar
  2. El turrón sólo se debe comer en Navidad, claro que sí (en cuanto a las palomitas, discrepo). Después he pensado: mmm joer me comería un trocito, pero si me gusta tanto ¿Por qué sólo lo como en Navidad? Por aburrimiento. Y mi madre tiene mucho que ver, durante dos semanas no se despega de la bandejita llena de turrones y polvorones, bueno creo que la mayoría de madres… en fin, ahora toca cuidarse un poquito y a mediados de diciembre… ¡Turrones pa tots!

    ResponderEliminar