29 de diciembre de 2009

Malos entendidos, claro

¿Por qué se dan los malos entendidos? Yo creo que son como las discusiones, que dos no discuten si uno no quiere. Pero claro, uno siempre se cree con la razón suprema y ni da posibilidades a la otra persona de explicarse ni busca alternativas. Muy española es la frase de: No está y punto. Otra también muy de comercios es: Si no está ahí es que no tenemos. Ale, y todos tan tranquilos. Pero por favor, ¿qué hay de las segundas oportunidades, de dar el brazo a torcer, de buscar y rebuscar con algo de interés? O simplemente ¿de ver la vida relajadamente y con posibilidad de cambio?.
Pues contra todo este huracán de preguntas se encontró Eduardo cuando desesperadamente y sin éxito, trataba de conseguir una revista para leer mientras almorzaba con un amigo suyo.
"Nada, que no saben qué revista es la que les estoy pidiendo. Es que ni les suena. ¿Tú lo ves normal eso? Si es un kiosko. Se ve que ya no les queda y se hacen las locas."
"Pero a ver Eduardo, eso es imposible. ¿Tú qué les has pedido?"
"¿Yo? Caza y pedal, claro".
Claro, si todos hubiesen puesto un poquito de interés, el hombre se hubiera ido a almorzar su bcadillo de tortilla de patata (sin cebolla, que era sábado y ese día no cocinan con cebolla ...) con su amigo y la revista "Jara y sedal" tan tranquilo y sin nervios.

1 comentario:

  1. Y lo peor de todo, es que el de "Caza y Pedal" -Eduardo- quiere ir de "secretario", como se decía antes, a un rececho selectivo, que es la cosa más pesada, larga y sobretodo silenciosa, que existe. Y el de la "Caza y Pedal", como se aburrirá, le dará conversación hasta a las piedras y no veremos un bicho ni en los documentales de La 2, y pasaremos más frio que Kunta Kinte en la Antártida... Pero Eduardo, si dice que viene, vendrá...

    ResponderEliminar