4 de febrero de 2010

Teléfono loco

Creo que todavía no os he hablado de mi perro Nacho. Un bulldog de treinta kilos (estilizado) muy guapo. Como sabrán los que conozcan esta raza, es un perro que necesita muchos cuidados. Esto ha hecho que mi teléfono de cabecera sea el del veterinario. Y me ha convertido en una experta en gasas, betadine, pliegues y demás. El Colegio de Veterinarios me llama en ocasiones para consultarme temas o pedirme números de teléfono ya que en mi agenda están los teléfonos de guardia de todos los veterianios de la costa mediterránea...
Ayer llamé al veterinario para una visita rutinaria: "Buenos días, Clinica Veterinaria ¿dígame" "Hola, soy Clara, la dueña de Nacho". "Dime tu nombre completo".
Y de fondo se escucha la voz de un señor: "¿El mío? Marcial Pérez" Le contesto a la chica y me pregunta de nuevo: "¿Cómo se llama tu perro?" "Chico" contesta el señor. "¡Un momento, por favor!", le indica la chica al señor. Yo continuo hablando con ella. Se iba notando poco a poco que la chica estaba cada vez más crispada por como tecleaba mis datos en el ordenador. Podía oír el repiqueteo con una claridad pasmosa.
"¿Edad?" "¡Uf! Este tiene más de doce años. Es que es muy fuerte, sabe usté".
"¿Qué le pasa?" Comencé a decir que era una visita más pero no pude ni acabar la frase. Escuché un grito profundo de la chica que más bien parecía un troll por su tono de voz. El tal Marcial había empezado a relatar que su perro el otro día por el campo se clavó algo en la pata y le recriminó que ya se lo había contado más de tres veces. Se ve que la chica enfureció, tiró el teléfono y saltó el mostrador para impulsarse y llegar bien al cuello del señor. Marcial, con toda la pachorra del mundo se apartó hacía un lado cogiendo al vuelo el teléfono. Mientras los otros veterinarios salían a socorrer a la chica, el señor me contó lo sucedido y pude darle los remedios para Chico. Mi perro Nacho sigue roncando ajeno a todo el follón que ocurrió por su llamada.
Nota: Cada vez que Nacho coge el teléfono se lía. Podéis verlo en el enlace de la derecha ¡A mi tele vas! Fatalidades. Nacho con Buenafuente...

2 comentarios:

  1. Cuando llamo al ambulatorio me pasa lo mismo…

    ResponderEliminar
  2. nena! la uña!! necesito ver la uña!

    ResponderEliminar