26 de julio de 2010

Tom-adura de pelo

Te puedes equivocar una vez, dos, vale. ¿Pero ser reincidente de una manera tan exagerada? No, eso no. Y menos con nuestras cosas.
Ya es mítica la metedura de pata en la película Misión Imposible 2 donde quemaban a los santos en Sevilla, mezclando las Fallas con la Semana Santa. Pelicula en la que, además, hacían gala de un machismo que empujaba a apagar la tele o salir de la sala de cine. Eso hice yo y por eso no os puedo contar nada más de esa película... Pero mi salud mental bien, gracias.
Siempre un actor bueno, ya importante, al que le dejan los diseñadores los esmoquins y zapatos para que los luzca en la alfombra roja, es un reclamo para ver su última película. Tom Cruise o como yo le llamo a partir de ahora: Tom-adura de pelo, vuelve a hacer de las suyas. Para que os entereis todos los San Fermines se celebran en Sevilla. Nada de la esquina de la Telefónica, ahora es la de la Maestranza. Nada de vino: rebujito (mmm ¡qué bueno!), y nada de pañuelico rojo: ¡lunares rojos!
Si está visto que tiene un ojo para elegir a su equipo de documentación...
Y si hay algo más triste que equivocarse o no informarse, es salir del agua cual macizo cuando ya te acercas más a la estética "Julián Muñoz". Por eso creo que la película se llama Noche y día. Es la diferencia entre la realidad y lo que ellos quieren enseñar.

2 comentarios:

  1. No he ido a ver esta peli porque me daba que era otro bodrio de los de Tom Cruise pero ahora que dices esto MENOS ÁUN. Vaya tela... Un besazo

    ResponderEliminar
  2. Yo no pensaba ir, Tom Cruise no es garantia de calidad en el cine. Me alegro que tu salud mental esté bien.

    ResponderEliminar