16 de marzo de 2011

La prostitución del blogger

Qué bonito es escribir en tu espacio, sin correcciones editoriales, sin presiones, sin encorsetamientos... Sólo escribir, volcar tus ideas, desahogarte y compartir. Hasta que vas teniendo seguidores. Ay, los seguidores...el arma de doble filo. Al principio refrescas y refrescas en busca de un número más en el marcador. Y por alguna extraña razón ¡aumentan!
Empiezas a plantearte si debes seguir siendo tan sincera, si debes contar las cosas que te ocurren en tu vida y en tu trabajo, si será tan interesante lo que publicas.

Te haces el ánimo y sigues escribiendo y siguen aumentando. Cuelgas en Facebook y en Twitter cada nuevo post, la gente te comenta, marcan el ¡Me gusta! y hasta lo retwittean en algunos casos.

Alguna marca cercana quiere salir en tu blog. Escalas posiciones en Google y de pronto recibes un mail de una empresa que te quiere invitar a algún evento ¡qué alegría! "como eres muy activa en la red", te dejan caer. Perfecto, asistiré. ¡Zas! Ya has caído en la trampa.

Aunque todo depende del tipo de evento. Muchos están impregnados del "buenrollismo" de la red. Es gente de dentro que lo organiza para los de dentro. Pero otros son claramente cepos de caza. Tal cual.
¿Cómo distinguirlos? Muy fácil. Si cuando, por ejemplo, te envían las entradas para, pongamos, un concierto y te indican sutilmente que podrías escribir en tu blog sobre el evento... Si además te dicen que estaría bien que cuando estés allí escribas un #hastag concreto, está claro en qué tipo de evento te encuentras. Pero lo corroboras rápidamente si escribes un post con una fan page sobre el asunto y tienen a bien indicarte que "Está muy bien pero ¿puedes añadir la web de la empresa?" Obviamente ante estas señales lo mejor es cerrar el ordenador por unos minutos, respirar, leer otros blogs con el fin de distraerte y a otra cosa. No debemos ni enfurecernos y cargar de ira nuestros posts ni tampoco sirve la ley del silencio. La sutileza es suficiente.

Es verdad que te sientes utilizada y defraudada. El concierto que he utilizado como ejemplo ocurrió. Y como todo tiene siempre un punto más de sorna, ese día llovía y las entradas no correspondían a la estupenda carpa prometida. Así que allí estaba yo, viendo entre paraguas a un grupo que no me interesaba lo más mínimo, con mis botas de agua rosas, de barro hasta las rodillas, leyendo hastags de gente que ni estaba en el concierto pero que quería quedar bien con la organización. ¿Pongo un tweet comentando esto? No, encima que me invitan... Y esta ya es la definitiva: ¿y si no me invitan a más fiestas? Entonces ¡sal corriendo de ahí!

¿Esto es prostitución? ¿Tweets y posts a cambio de unas entradas? ¿de un salchichón o de unos canapés? Todo para que el evento tenga la repercusión que los Community Managers han prometido. ¿no sería mejor que fuera tan bueno que lo generara por sí solo? Si así fuera estaríamos encantados de colaborar, de echar una mano, por dar a conocer un proyecto chulo.

Pero los que se dedican a la comunicación y desconocen el mundo del blogger, aunque parezca una contradicción, están descubriendo la penicilina desde sus despachos en estos mismos momentos. ¿para qué poner más publicidad en los periódicos a cambio de breves o menciones con una repercusión menor? Me camelo a unos cuantos bloggers que escriban artículos (ellos desconocen el término post) y ¡arreglado! Pues esto no funciona así. Sal de tu despacho con tu mesa de caoba, date una vuelta por la red y verás que aquí no mandas tú, no manda tu empresa ni tu jefe. Aquí manda la gente.
Seguramente no me invitarán a más "saraos", o lo harán sólo a los limpios de espíritu. Eso que me ahorro.

También puedes leer este post en El Rincón del Publicista y en el Diario Levante EMV

7 comentarios:

  1. No sabía que los blogs también son presa mercantilista. ¿Dónde queda la libertad en la Red?

    Nos leemos.

    ResponderEliminar
  2. Entiendo perfectamente tu entrada. Aquí nadie da nada gratis... Así que yo he decidido no promocionar absolutamente nada. ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
  3. Estoy completamente de acuerdo en no aceptar "comprillas", pero creo que no hay que confundir con comentar en positivo sobre una peli que te gusta (cuya entrada has comprado tú), o hablar bien de un libro que has disfrutado (y te has comprado), o una obra de teatro..., o al revés: criticar algo en negativo. Cuando un seguidor o seguidora te lleva leyendo un tiempo sabe, más o menos tus gustos, y sabe si tus opiniones sinceras coinciden o no con las suyas. Y si no, se puede debatir sobre el asunto, con argumentos, no con dineros.
    Fraternal abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Clara, estoy completamente de acuerdo con lo que ¿Denuncias? ¿Criticas? Sobre las técnicas de los empresarios frente a los blogs y bloggers... Espero no caer nunca en ese tipo de trampas.

    Afortunadamente, la temática de mi blog es tan general que, en todo caso, lo que sí hago y promuevo son los proyectos 'no lucrativos' de jóvenes talentos (De hecho mañana mismo verás uno que tengo programado ya).

    En cualquier caso y perdona por desviarme, en los blogs como en todo en la vida: Hay que andarse con pies de plomo (Nadie da nada a cambio de algo).

    Un abrazo enorme,

    Manu UC.

    ResponderEliminar
  5. Hola Clara, recién en la pag y mirando tu blog y este artículo super bueno.Yo tengo mi blog hace mas o menos un año, es de moda y tengo varias seguidoras en todo el mundo. Lo chistoso es que lo que dices es muy cierto, te invitan de todos lados y de todos los países aun están bien lejos.Algunas invitaciones muy interesantes y otras no mucho, la cuestión es que he visto muchas blogger que se creen lo máximo las famosas por cubrir uno u otro evento...la cosa es que los "me gusta" y los comentarios aveces como que no son del todo sinceros y siempre tratan de decir algo más.Prefiero pocos seguidores y sinceros y marcas pequeñas justas

    ResponderEliminar
  6. ¡Gracias por el mensajito! Sí, es cierto que leer textos propios de hace años me da bastante vergüenza, los encuentro tremendamente infantiloides y cursis ja ja. Pero me alegro de que te haya gustado.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. En una ocasión hice una reflexión de cómo y a qué responde el comportamiento de un blog.
    Dí con la clave:
    http://superehore.blogspot.com/2011/02/prospecto-de-un-blog.html

    Seguro que la compartes...

    ResponderEliminar