8 de diciembre de 2011

Que me secuestran...

¿Os suena esta frase de la tele? Pues es la misma que dije yo hace unos días cuando recibo un mail sospechoso. Alguien que no conocía de nada me decía que en una semana me iban a recoger "donde estuviera" y a llevarme a un evento en el que iba a ser la "prota".
En ese mismo mail me retaban a aceptar este "secuestro". Claro, no dudé ni un minuto: ¡Acepto! Pero decidme el dress code... les dije. A mí que me rapten pero no voy a ir de cualquier manera...
Así que me pasé una semana de los nervios pensando en qué sería, cómo debería ir, cómo me habían localizado... En fin, para prepararme, pensé la ropa, me pinté las uñas y por lo menos, la apariencia era de calma total. Justo el día anterior a la fecha de autos, me envían otro mail: "Puedes venir acompañada". O sea que nos secuestran a mi amiga Miriam y a mí.
Con puntualidad británica a las ocho de la tarde estaba una chica muy simpática a la que tampoco conocía, debajo de mi casa con el taxi preparado. "¿Te puedo vendar los ojos?" Y claro, no iba a romper mi racha de facilidades: "¡Claro!"
Así que con los ojos vendados y un taxista cómplice llegué a todavía no sabía dónde. Bajé del brazo de Miriam, como la Duquesa de Alba. En ese momento mi amiga se percató de que yo llevaba la cara tapada pero ella no. Colorada y pensando en mis antepasados me llevó hasta el sitio entre flashes, cuchicheos y sonrisas.
En un brazo me pusieron algo, en el otro me colgaron otra cosa. Y de pronto: Amaral ensayando para el concierto: Sala vacía, sólo nosotras y ellos. Se me escapó un grito de asombro y Juan (Amaral) tuvo que parar de tocar la guitarra. Después estuvimos hablando sobre redes sociales con él y fue un verdadero anfitrión.
Allí estaba, en los #desconciertos en La 3. Me había secuestrado Verti, seguro que sabéis quienes son, los de los seguros con música pegadiza. Me habían elegido a mí entre los tuiteros de Valencia y lo mejor es que el resto de amigos de la red estaban compinchados. Ya me extrañaba a mí que comentaba que me iban a secuestrar y a nadie les preocupara...
Fue una noche genial y salí con esto que ahora forma parte de mi ofi:

¡Secuestradme cuando queráis! ;) Gracias chicos.

Este post lo podéis leer también en el Diario Levante EMV

5 comentarios:

  1. La próxima vez que te secuestren,cuenta conmigo como rehén!

    ResponderEliminar
  2. Al próximo cachondeo, me apunto.
    :)

    ¡Felices fiestas, año y todo!

    ResponderEliminar
  3. jajaja Qué guay!!! Me ha encantado có mo has contado tu secuestro!! Tienes otra valenciana por seguidora!! un besazo :)

    http://trendyicecream.blogspot.com

    ResponderEliminar
  4. jejeje, definitivamente estás secuestrada. No observo ni rastro de movimiento.
    :)

    ResponderEliminar
  5. SWEET! Acabo de recibir un código de tarjeta libre de Minecraft en http://minecraftcode.me/

    ResponderEliminar