22 de noviembre de 2012

El carrito de la compra

Quien me iba a decir a mí que no querría salir con el carrito de la compra a la calle...
Y mira que yo soy una fiel defensora del carrito, a veces llamado "Carrito Carmen". No sé en qué momento en este país se decidió llamar Carmen a los objetos más cotidianos: la silla Carmen, la mesita Carmen, la Carmela... Dejando esta duda a un lado, os sigo contando.

Hubo un tiempo en el que encabecé una manifestación (unipersonal) pero manifestación al fin y al cabo, en mi casa. Mi marido se negaba a ir con el carrito de la compra. Así que sacaba la bici, se ponía una mochila, el ipod, la gorra y al súper. A veces pensaba que lo iba a atracar... Y visto lo visto, hubiera sido un adelantado a su época... Pero no, él hacía la compra como todo el mundo y prefería candar la bici, llenar la mochila, incluso llevar bolsas en el manillar, antes que ir con el carro de la compra.

Debo confesar que mi manifestación no sirvió para nada y que probablemente sea yo la que se una a la bici y a la mochila. Porque es imposible que una chica de treinta años salga a la calle con un carrito de la compra. Ayer más de cinco personas se asomaron a ver cómo era el niño. "No señora, no hay niño. Llevo un paraguas y una barra de pan..."

El cartero, el tendero... Un amigo cruzó la calle, que casi lo atropellan para preguntarme por el bebé. ¡Pero qué bebé!? ¿En qué momento se les ha olvidado a la humanidad que para tener un bebé tendrían que haber visto un proceso en mí? Aunque hubiera adoptado, les habría contado el trajín de los papeles y cosas de esas...
Pues nada... Ayer me cansé de ver cabezas que se asomaban detrás del mostrador para ver el niño del carrito. Cada vez que entraba en una tienda ya veía las caras de la gente. Al final, dejé el carro fuera. Yo pensaba que a lo mejor me los robaban y  los de dentro pensaban que menuda madre más mala que dejaba a su hijo en la calle... Y mi paraguas tan feliz...

P.D: Vendo carrito de la compra rojo.

Puedes leer este post en el Diario Levante EMV


3 comentarios:

  1. Anda que el carrito es bien discretITO por lo que leo jajaja

    Clara, no lo saques de contexto.. así te vas acostumbrando :P

    ResponderEliminar
  2. Es lo que pasa cuando llevas un carrito de la compra último modelo.
    Y yo que tiré el de la época de Cuentame ... con ese no te pasaría.

    ResponderEliminar
  3. Como siempre, BRILLANTE. El personal aún no ha entendido que las cosas no son lo que parecen, y menos, lo que creen. ¡Buena semana!

    ResponderEliminar