20 de mayo de 2016

¡Yo sólo vine por tres meses!

Amigas, amigos, ayer cumplí dos años en Influencity... ¡y yo sólo vine por tres meses!

Muchos conocéis mi historia y como entré en el mundo de esto de las startups. Fui "captada" gracias a un checking y no lo dudé. Tenía trabajo pero el proyecto era tan chulo que pensé que no perdía nada. El proceso en el que estaba la startup era un proceso de 4 meses, en la incubadora de Demium. Con lo que pensé: esto durará unos meses, como mucho tres (Dani ya había consumido el primer mes) y si no funciona vuelvo a mi vida normal... ¡Ay alma cándida! 
Creció y creció hasta que recibimos la llamada:

El Barrio, "Pa'Madrid"

Nos vamos al Campus Madrid by Google. Y allí que nos fuimos Dani y yo. El resto del equipo se quedó en Valencia. Esto pasó en Julio del 2.015. Con ingresos de startup nos fuimos y estuvimos viviendo cada uno en casa de amigos y familiares. Pero nuestro horario era incomplatible con cualquier inquilino educado. Entrábamos los primeros y salíamos los últimos del Campus, sin exagerar. Sabíamos, como se nos explicó, que éramos unos afortunados y que los puestos de trabajo de Seedrocket eran escasos. Había que aprovecharlo al máximo. Incluso llegamos a plantear al Campus que pusieran camas debajo de las mesas ¡nos hubieran venido tan bien!
Y es que cuando llevábamos unas semanas viviendo de prestado nos dimos cuenta que no podíamos seguir así. Pero los ingresos eran los mismos... De pronto surgió una idea: Yo, dije, siempre viajo con Airbnb. Vas a casas chulas y el precio está genial. 

Pues dicho y hecho. Empezamos a buscar y así llegamos a nuestra primera casa en la Plaza de España. Un piso grande, con balcón, dos baños y muchos libros... Como era el primer piso Dani y yo nos fuimos a hacer la compra juntos, algo que no ha vuelto a pasar... ¡incluso hizo la cena para los dos! Pollo al horno. Ya costó ponernos de acuerdo en esa primera compra. Pero yo con tal de no cocinar... Recuerdo que hasta desayunamos alguna vez juntos. Y de ahí al Campus
A esa casa llegamos un lunes y el viernes, madrugón, maleta y al Campus. Y del Campus a última hora, a Valencia. No pensamos que eso se alargaría mucho... 
Así hemos pasado... ¡ocho meses! Sí, casas limpias, casas sucias, grandes, pequeñas, con jacuzzi y barra de bar en el salón, sin ventanas, con figuritas raras, con un juego de llaves, con dos, sin ascensor, con despensas llenas, vacías, con toallas, sin ellas... Y todo esto que enumero a priori parecen pequeñeces pero no lo es... Imaginad que cada semana, os hacéis la maleta con todo lo necesario, que tiene que ser pequeña y te entran las dudas ¿habrá secador? ¿me tengo que llevar toallas?... Si sólo nos daban un juego de llaves uno de los dos tenía que esperar al otro... En confianza, normalmente yo tenía que esperar a Dani... ;)

Cada semana casa nueva, ruta del bus nuevo, buscar un supermercado cerca, comprar todo pequeño porque para dos días no gastas ni un brick de leche... y llenar muchas botellitas pequeñas de gel y champú... Decidir de qué color te vas a vestir esa semana para sólo llevar un par de zapatos o dos y que todo combine... 

Al final hemos visitado más de 30 casas. En algunas hemos repetido, hemos vivido en varias casas de una sola calle como en la Calle Silva, por ejemplo. Según vamos andando por Madrid el wifi se nos va conectando porque vamos pasando cerca de alguna casa donde ya hemos estado... 

Y a todo eso sumadle el hecho de vivir con el CEO... Estar cenando y que de pronto tenga una idea y no te puedes escaquear. Toca abrir el portatil y empezar a apuntar en el Evernote...
Aunque también os diré que le ha tocado comentar modelitos que me he comprado y que necesitaba alguna opinión ¡y era el único que estaba! O cuando tuve tendinitis de llevar la maleta, tal cual, y me tuvo que hacer una coleta. Momento épico...

Algunas aventuras y desventuras nos las guardamos, lo que hemos querido contar lo podéis seguir  en el hashtag #viviendoconelceo

Esta época en teoría ha sido dura, es verdad, dormir cada semana en una cama es un jaleo. Pero si me pongo a pensar me sale una sonrisa bien grande... 

Y esto pasó y la serie #viviendoconelceo sube de nivel porque ¡vivimos todos los socios juntos! Paco y Vilva se han venido a Madrid y hemos podido formalizar nuestra relación como una familia de bien. Tenemos piso y vivimos los cuatro bien juntitos. Eso da para otro post, por lo menos. 

Os dejo un aperitivo:


Aviso: el video está en vertical. El reportero estaba a otras cosas. Valorad el contenido interpretativo XD

Lo demás os lo voy contando en Snapchat: claramontesinos 



Socios ¡os quiero! 


2 comentarios:

  1. Ahora entiendo muchas cosas!!! Me has dejado de piedra! Cada semana en una casa!!!! Pero cómo te centras????

    ResponderEliminar